Cada vez hay más gente acostumbrada a comprar online, y es que es más rápido y cómodo, perfecto para la gente que no dispone de demasiado tiempo. Sin embargo, hay que considerar la ventaja que sigue teniendo el comercio físico: el factor humano. Es cierto que un e-commerce puede resultar algo frío comparado con la experiencia de hablar cara a cara con una persona y obtener su asesoramiento. Este punto es todavía un reto al que han de hacer frente las tiendas online.

Personas, no números: imprescindible para la venta virtual con un trato cercano

Lo primero es hacer un cambio en la mentalidad que concibe a los clientes como simples componentes de una lista de ventas. Ten presente que se trata de personas, con su manera de ver las cosas y unas preferencias que habrán demostrado al entrar en tu e-commerce. Solo con este concepto claro puedes competir con el factor humano de la tienda física.

Conocer y segmentar

El cliente deja una gran cantidad de información cuando usa tu tienda online, datos que te pueden ser muy útiles a la hora de afrontar la venta virtual con un trato cercano. Sin ir más lejos, ¿prefieres recibir mensajes impersonales o que se dirijan a ti por tu nombre? Conocer al cliente es el primer paso para poder proporcionarle este trato. Aprovecha para ello los datos que obtienes mediante tu página web, cumpliendo, eso sí, con todo lo recogido en el Reglamento General de Protección de Datos.

Segmenta tus ofertas

Una vez tengas este conocimiento sobre tu público objetivo, personaliza y segmenta tus ofertas. Por ejemplo, no tiene sentido que envíes una promoción destinada a mayores de 50 años a clientes de 18. Ten mucho cuidado con estos detalles, ya que el consumidor solo siente este trato personalizado y cercano si nota que la marca piensa en él y le ofrece lo que le interesa.

Por otro lado, intenta proponerle productos similares o compatibles con otros que ya haya comprado. De esta manera lograrás una experiencia más parecida a la que se obtiene cuando se habla en persona con un vendedor. Demostrarás que tienes en cuenta sus gustos, preferencias y necesidades a la hora de aconsejarle una compra. Es la forma que tú tienes de poner en valor el factor humano por la vía online.

Aprovecha todos los medios a los que puedas acceder

Ya decíamos al principio de este texto que una tienda online puede resultar algo fría, pero tienes otros canales como tu blog y las redes sociales para demostrar ese factor más humano.

Esta es la dirección en la que se mueven los e-commerce del sector retail, y es que es el camino para alcanzar el punto culminante de su transformación digital. Permitirá llegar mejor a los clientes y también fidelizarlos al demostrarles esa vertiente más cercana y personal. Es un reto que has de asumir si tienes un negocio de este tipo, pero no te preocupes, porque nosotros estamos dispuestos a ayudarte en lo que necesites. Visita nuestra página web y no dudes en contactarnos.

imagen