El Internet de las cosas es una de las tendencias que crece cada vez más. Sin embargo, es cierto que algunas personas muestran cierta reticencia ante estas innovaciones, y es que no les gusta pensar que las máquinas hacen ahora ciertas funciones que antes hacían los humanos. Lo que has de tener claro es que el factor humano es precisamente uno de los elementos indispensables para que el Internet de las cosas funcione. Vamos a ver por qué.

El factor humano, imprescindible para implementar el IoT

En primer lugar, igual que cuando hablamos de transformación digital, hemos de dejar muy claro que no se trata únicamente de implementar tecnología. En lo que consiste una estrategia de esta índole es en hacer servir la tecnología para cambiar el funcionamiento de la empresa y facilitar el trabajo.

Esto quiere decir que, si te has decidido a introducir el IoT en tu compañía, lo primero que has de hacer es incentivar y favorecer un cambio de mentalidad. Para ello, tienes que empezar con la formación, tanto para tus empleados como para ti mismo. Partiendo de ciertos conocimientos, seréis capaces de ver mucho mejor cómo estas innovaciones pueden ayudaros en el trabajo. De esta manera, eliminarás reticencias e incentivarás su uso.

Por otro lado, considera que la tecnología no son el fin, sino el medio para poder llegar a tus objetivos. Así pues, es muy importante la colaboración humana para que la tecnología empleada responda a los fines adecuados. En este sentido, tendrás que procurar que los trabajadores encargados del aspecto más tecnológico estén en constante contacto con los responsables de los proyectos.

La interfaz de usuario, una de las claves

Cuando aplicas el IoT has de conectar también con lo humano. Imagina que basas uno de tus productos en este concepto. Si es demasiado difícil de usar, probablemente, no llegará a la gente o será descartado pronto porque se considera complicado. Lo mismo sucederá si el usuario no es capaz de encontrarle una utilidad, si la tecnología no tiene un efecto en su vida.

El Internet de las cosas siempre debe plantearse pensando en las personas que lo van a usar. Esto quiere decir que si es tu proyecto, has de considerar siempre cómo interactúa la gente con la tecnología a la hora de diseñar la interfaz. Asimismo, tendrás que procurar que estas innovaciones aporten siempre algo positivo a los usuarios, algo que mejore la vida de estas personas.

Como decíamos, también tendrás que pensar en el factor humano si quieres implementarlo en tu trabajo. Recuerda que la tecnología no es un fin en sí mismo, sino una herramienta para que las personas tengamos una vida más fácil, también en lo laboral. Busca sus aplicaciones e intenta hacer un cambio de mentalidad en la compañía para sacarle el máximo partido.

Ya ves que el Internet de las cosas puede ayudarte a mejorar tu empresa, tanto internamente como en cuanto a lanzamientos se refiere. Te animamos a que consultes nuestra página web para descubrir cómo podemos ayudarte.

imagen