La cultura empresarial cambia día a día y el teletrabajo es un concepto que se está instaurando cada vez más. Ha llegado un punto en el que incluso la firma de contratos a distancia es posible, pues solo hace falta una firma electrónica avanzada para garantizar la identidad sin estar presente.

Hay ciertas tareas que solo se pueden llevar a cabo de forma presencial, como es el caso de la construcción, pero hay otras que no. Imagina el día a día de un diseñador gráfico: hay momentos en los que se comunica con el equipo, pero una buena parte de sus tareas las hace en solitario, por lo que no necesita estar en la oficina. ¿Cuáles son las ventajas de esta modalidad de empleo?

Ventajas del teletrabajo

Aunque es una tarea pendiente para muchas compañías, el teletrabajo tiene muchas ventajas. En primer lugar, has de saber que se ha observado un aumento de la productividad en los empleados que trabajan de forma remota, ya que aprenden a gestionar mejor su tiempo. Igualmente, parece que las empresas se suman a esta tendencia retienen mejor a la plantilla.

¿Por qué? Principalmente porque el teletrabajo es un buen sueldo emocional para el empleado. Podrá organizar su tiempo como quiera, desde un entorno que habrá adaptado a su gusto y ser flexible según sus necesidades. Permite realizar la conciliación laboral, y es que una persona que trabaja en casa podrá ir a buscar a sus hijos al colegio, acompañar a sus padres al médico, hacer la compra sin miedo a que cierren la tienda y, en definitiva, llevar a cabo cualquier gestión que necesite hacer.

También ahorrará tiempo en desplazamientos. Piensa que, incluso si tu empresa está en pleno centro de la ciudad, hay quien vive en municipios colindantes o puede que más alejados y tiene trayectos de una hora o incluso más. Pero no creas que esto solo afecta al trabajador: también es bueno para el medio ambiente. Al reducir el tráfico también se contamina menos, de modo que el teletrabajo podría considerarse una medida de sostenibilidad.

Control de la presencia por geolocalización y otras maneras de supervisar

Puede que te preguntes cómo podrías asegurarte de que tus empleados cumplen con su trabajo. En primer lugar, ten en cuenta que hay muchos medios mediante los que tendrás la oportunidad de comunicarte con ellos, pero también puedes optar por herramientas de control de la presencia por geolocalización. Se trata de programas en los que los trabajadores pueden fichar sus entradas y salidas al trabajo, cosa que se verifica mediante la geolocalización.

Otra alternativa es dejar de medir el tiempo y controlar que se cumplan los objetivos. Para eso tendrás que fijar metas medibles. Por ejemplo, a un diseñador podrías ir poniéndole tiempos de entrega para ver el desarrollo del proyecto.

Ya has visto que el teletrabajo se puede aplicar desde a una firma de contratos a distancia hasta a otras muchas tareas y te ayuda a aumentar la productividad de tus empleados. Si quieres seguir aumentando la eficiencia de tu negocio, recuerda que nos ponemos a tu disposición para ayudarte en todo momento. ¡Ven a conocernos!

imagen